Fuente: Fundación Vida Silvestre | Septiembre 12, 2006 Recomendar esta nota Recomendar

¿Por qué no hablamos de eficiencia energética?

La Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA) finalizó el proyecto "Escenarios Energéticos para la Argentina 2006-2020 con políticas de eficiencia", cuyos resultados se darán a conocer próximamente. El proyecto analizó diferentes escenarios de consumo energético y propone una serie de recomendaciones para implementar eficiencia en el sector eléctrico industrial, residencial, de edificios comerciales y públicos, así como en el alumbrado público y en transformadores de distribución eléctrica.

Llama la atención que cuando la generación eléctrica está en su límite técnico, y las reservas de petróleo y gas son reducidas a nivel país no se tenga en cuenta el potencial de la eficiencia energética, que además contribuye a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, responsables del cambio climático.

Nuevamente, el fantasma de la crisis energética está entre nosotros. De los tres sectores principales que hacen al suministro energético del país, el sistema eléctrico es el que posee más criticidad. Y como si fuera poco, el cambio climático se refleja cada vez más en alteraciones en los patrones de lluvia y sus ciclos, en sequías, en el derretimiento del hielo en los polos, y tormentas e inundaciones más frecuentes y más catastróficas.

¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? Si no se toman acciones urgentes para reducir las emisiones de gases invernadero, el cambio climático alterará aun más el funcionamiento del ambiente, generando daños cada vez más costosos de reparar. El ahorro de energía a través de su uso eficiente nos lleva por ese camino.

En este contexto, el informe “Escenarios Energéticos para la Argentina 2006-2020 con políticas de eficiencia”, que próximamente dará a conocer la FVSA, busca determinar el potencial de mitigación y reducción de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en el sector eléctrico y del gas natural de la Argentina para contribuir a mitigar los impactos del Cambio Climático, implementado medidas de eficiencia energética. El 77% de las emisiones, medidas en términos de potencial de calentamiento global, provienen del dióxido de carbono (CO2).

Particularmente, el sector más destacado es el que involucra a la producción de electricidad, concentrando un 24% de las emisiones a nivel mundial, seguido por el cambio en el uso de la tierra, el transporte, la agricultura y, industria, entre otros.

El documento que publicará la FVSA define a la Eficiencia Energética como un conjunto de acciones que tienen como objetivo el empleo de menores cantidades de energía para la obtención de un servicio energético. El empleo de tecnologías eficientes en sistemas de control y los cambios en las pautas de consumo de la sociedad son modos de lograr el uso eficiente de la energía.

Si se suman los ahorros producto de implementar esas acciones en el sector eléctrico industrial, residencial, edificios comerciales y públicos, así como en el alumbrado público y en transformadores de distribución eléctrica, puede lograrse una disminución sensible en el consumo de energía. A esto también podemos sumar los ahorros de gas natural. Tan importante puede ser este potencial de ahorro, que el estudio de FVSA ha estimado la evitación de construcción de 5 nuevas centrales termoeléctricas (de 800 MW), lo que tiene un correlato inmediato en la reducción de GEI.

Todos podemos ser protagonistas de la eficiencia energética, que nos permite actuar generando efectos positivos en el corto plazo.

De este modo, los usuarios pueden aplicar algunas medidas útiles para consumir energía eléctrica en forma eficiente y responsable, como por ejemplo:

-Mantener apagadas las luces que no se utilizan

-Usar lámparas de bajo consumo (LFC)

-Elegir “electrodomésticos eficientes” (hoy en Argentina ya es obligatorio el uso de etiquetas normalizadas por IRAM que indican niveles de eficiencia en heladeras con freezer);

-Apagar aquellos aparatos (TV, video, microondas, equipos de audio, DVD y PCs) que tienen la modalidad del standby y siguen consumiendo energía aún cuando parecen apagados

La eficiencia energética es una de los “remedios” que se encuentran más a mano para afrontar la crisis energética, con la ventaja de reducir las emisiones que afectan al clima del planeta.

En los ámbitos político, empresarial y en la comunidad en general son necesarias acciones concretas, como mejorar la eficiencia de las centrales de generación, implementar programas de etiquetado (en aire acondicionado, microondas, etc.), llevar adelante programas de información y educación en distintos niveles educativos, promover programas de desarrollo tecnológico e incentivos económicos, entre otros, que contribuyan a lograr un desarrollo energético verdaderamente sostenible para nuestro país.