Fuente: IARSE | Julio 15, 2005 Recomendar esta nota Recomendar

Medio Ambiente y transporte de gas natural por gasoductos

El Medio Ambiente es un indiscutible proveedor de materia prima para la producción de una cantidad de bienes, de gran valor económico para la humanidad. Junto a sus recursos naturales, constituye el sustento base sobre el cual se apoya una variada gama de procesos industriales productivos que serían impensables en su ausencia. Por otra parte, actúa como receptor de residuos y desechos de toda clase, los cuales son consecuencia de la actividad productiva de nuestra sociedad.

Hasta cierto límite, y gracias a su capacidad de asimilación, el Medio Ambiente puede absorber estos residuos liberados -en cierta manera- sin coste. Además, proporciona bienes naturales (paisajes, parques, entornos naturales) cuyos servicios son muy demandados por la sociedad.

Cuando toca definir el Medio Ambiente, cada uno tiende a hacerlo a su manera y ello no representa necesariamente algo defectivo. Una definición muy aceptada es la siguiente: “Es el entorno del sitio en el cual opera una organización, incluyendo el aire, el agua, el suelo, los recursos naturales, la flora, la fauna, los seres humanos y su interrelación” (1). En tal contexto, el entorno de la referida organización tiene alcance desde su interior hasta el sistema global.

A esta definición van asociadas otras, de alta importancia para comprender el enfoque del presente artículo, o sea, la interacción del transporte de gas natural a alta presión por gasoductos con el Medio Ambiente. Éstas son:

1. Aspecto Ambiental
2. Factor Ambiental
3. Impacto Ambiental

La norma IRAM – ISO 14.001 define la primera y tercera de la siguiente manera:

Aspecto Ambiental son los elementos de las actividades, productos o servicios de una organización que pueden interactuar con el Ambiente.

Impacto Ambiental es cualquier cambio en el Medio Ambiente, sea adverso o beneficioso, total o parcialmente resultante de las actividades, productos o servicios de una organización.

En cuanto al Factor Ambiental, se puede inducir que trata de los elementos que constituyen el entorno, tales como: aire, agua, suelo, fauna, flora y seres humanos, es decir, los factores bióticos y abióticos, incluyendo las actividades antrópicas.

Cuando los Aspectos Ambientales se desarrollan, seguramente provocarán algún Impacto sobre los Factores. En tal caso se diseña una matriz, en la cual se conjugan los efectos de dichos aspectos sobre tales factores y se obtiene la denominada Matriz de Impactos.

De manera breve, se hizo una reseña acerca de los conceptos ambientales y ahora veremos del mismo modo qué es el transporte de gas natural por gasoductos y de qué manera sus Aspectos interactúan con los Factores ambientales, ambos definidos anteriormente.

Transporte de Gas Natural

En la República Argentina, la producción del gas natural está muy asociada a la del petróleo. En la figura adjunta, se observan las distintas cuencas existentes en nuestro país.

Grandes gasoductos troncales parten de las cuencas del Noroeste, Neuquina y Austral hacia Buenos Aires, alimentando en su camino a distintas zonas del país. En la intersección de los gasoductos provenientes del Sur y del Oeste, en cercanías de Bahía Blanca, se extrae el etano (que es básico para el Polo Petroquímico) por producción de etileno, aparte del propano y butano.

Un gasoducto generalmente está conformado por el Conducto Principal, Trampas de Scrapers, Estaciones de Compresión, de Regulación/Medición, y otras instalaciones complementarias.

Interacción

Un gasoducto se diseña proyectando cada etapa que compone su ciclo de vida. Para cada una de dichas etapas, interviene el concepto ambiental.

En proyectos de transporte de gas natural por alta presión a través de gasoductos, se las divide como sigue:

El Anteproyecto
La Construcción
La Operación y Mantenimiento
La Desafectación

En el Anteproyecto, es decir, al momento de la concepción de lo que se prevé construir, se efectúan los estudios tendientes a predeterminar la viabilidad ambiental del proyecto. En tal caso, se realiza un Estudio Ambiental Previo en el cual se define si la complejidad ambiental de la zona del emplazamiento de las instalaciones requiere un estudio de impactos. En el EAP se identifican y califican, desde una perspectiva ambiental, alternativas de trazas o emplazamientos viables desde el punto de vista técnico, permitiendo analizar las ventajas y desventajas de cada traza o emplazamiento y así seleccionar aquella o aquel ambientalmente menos desfavorable.

En la etapa del Proyecto, una vez definida la factibilidad ambiental, se procede a preparar estudios posteriores a los del anteproyecto: son los llamados Estudios de Impactos Ambientales (EIA). Para ello se realizan los estudios técnicos, con análisis, evaluaciones explícitas de condiciones y propiedades del ambiente. Implica también la aplicación de métodos de prospección e investigación con miras a la obtención de resultados científico-técnicos. A través de una matriz (en la cual se conjugan las acciones del proyecto sobre los distintos factores del ambiente), se determinan los impactos consecuentes, se los evalúa y se diseña el respectivo programa destinado a la protección ambiental, que debe ser aplicado en las etapas subsecuentes.

Para la etapa de Construcción generalmente se implementan en la práctica las recomendaciones que es necesario tener presentes para el desarrollo de las obras. Ineludiblemente, aquí se tiene en cuenta el programa de protección diseñado con tal propósito. Este Programa de protección ambiental (PPA) tiene por objetivo central la formulación precisa y detallada de las medidas de protección que serán aplicadas en las etapas de construcción, operación y mantenimiento; estas prevenciones son específicas y adecuadas a las condiciones locales donde se construirán y operarán las instalaciones.

En cuanto a la Operación y Mantenimiento, se establecen pautas que generalmente se encuentran en los procedimientos de protección ambiental dispuestos por la misma compañía a cargo de la gestión de transporte del gas natural. Éstas deben ser observadas y monitoreadas a través de inspecciones y auditorías, con frecuencia preestablecidas. Esto es aparte de lo que alguna regulación podría establecer.

Por último, en referencia a la etapa de Desafectación -es decir, una vez que las instalaciones ya han cumplido su ciclo de vida- se considera todo lo relacionado con lo dispuesto en la respectiva norma que trata el tema, extendiendo la situación a otros enfoques ambientales que resulten de interés para el caso.

El Entorno Social

Hasta aquí hemos visto la interacción entre Medio Ambiente y Gasoductos, en las distintas etapas del proyecto. Sin embargo, hay un tema de vital importancia al cual no nos hemos referido aún: el Desarrollo Sustentable. Al respecto, y tan sólo por respeto al entorno, todo cuanto emprenda el hombre debe ser sostenible en el tiempo. Esto significa que “…las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras…”, como reza el artículo 41 de nuestra Carta Magna.

Este concepto de Desarrollo Sustentable tiene tres pilares base. Veamos cómo se articulan. Se entiende que cualquier compañía enfoca sus actividades hacia un beneficio económico. Pero, al hacerlo, debe necesariamente cuidar los factores ecológicos. Lo hemos explicado en el caso de los gasoductos. Por otra parte, como “el ambiente humano debe ser visto como una unidad integrada por diferentes elementos y variables de estado de flujo, es decir, el hombre, su cultura y su organización social...” (2), la Responsabilidad Social Empresarial no es ajena al concepto y constituye por cierto el otro importante pilar sostén del Desarrollo Sustentable arriba referido.

En un proyecto de gasoducto para transportar gas natural a alta presión, lo social se encuentra contemplado en cada una de las etapas de construcción, operación y mantenimiento expuestas. En la de construcción, no sólo se generan puestos de trabajo para los lugareños en el área donde se ejecutan las obras, sino que se provejajajae al personal toda una dosis de conocimientos (a través de la capacitación en temas varios) e incluso el beneficio del aporte intercultural.

En la de operación y mantenimiento -en particular cuando los estudios ambientales detectan evidencia de culturas singulares o nativas-, se pone en práctica el programa que fuera diseñado desde el proyecto para las comunidades aledañas a las instalaciones. Con esta actitud, se ejerce en la práctica lo expresado en el inciso 17 del artículo 75 de nuestra Constitución Nacional en concepto de reconocimiento de “la preexistencia étnica y cultural de los pueblos”.

La capacidad para usar las fuentes naturales de energía, transformándolas con el fin de producir bienes y servicios útiles, es un rasgo característico de nuestra actual sociedad industrial. Como esta actividad industrial tiene como propósito final el bienestar humano, podemos preguntarnos: “¿Una industria -de la rama que fuere- podría sustraerse a su responsabilidad de considerar el aspecto social?”. No, por supuesto. Pues bien, el desafío de nuestra sociedad industrial en este contexto consiste en cómo encontrar, respaldar y favorecer los medios que correspondan para que la sociedad como entorno se beneficie al emprender un determinado proyecto.

Corolario

Lo anterior es un tema de mayor trascendencia. Pero en el presente artículo se trató de sintetizarlo, adecuándolo al alcance del mismo y presentando a la vez todo cuanto se estima necesario para la comprensión del tema sobre la interrelación de las acciones emprendidas durante el ciclo de vida de un proyecto de transporte de gas natural por gasoducto y los distintos factores ambientales: agua, suelo, aire, fauna, flora y, por cierto, el humano en su amplia concepción.

Por Fritz Garçon
Coordinador de Seguridad y Medio Ambiente
Transportadora de Gas del Norte (TGN)