Fuente: La provincia | Abril 02, 2010 Recomendar esta nota Recomendar
El caballo, noble por naturaleza

Caballo - Fuente: Flickr Por Carlos López Echeto

El caballo, noble por naturaleza

Desde hace miles de años, el caballo ha sido uno de los más fieles colaboradores que la naturaleza le ha regalado al hombre para construir diversas sociedades. Noble y trabajador, ha tenido fundamental importancia en batallas, expediciones y tareas rurales.

Desde hace miles de años, el caballo ha sido uno de los más fieles colaboradores que la naturaleza le ha regalado al hombre para construir las diversas sociedades. Noble y trabajador, ha tenido fundamental importancia en batallas, expediciones, y tareas rurales.

En la Argentina, el caballo tiene una arraigada tradición, que ningún avance tecnológico ha logrado hacer desaparecer por completo. Pero en los últimos tiempos, se ha descubierto una nueva faceta de este animal: la capacidad de curar.

La equinoterapia reúne diversas técnicas orientadas al tratamiento de personas con discapacidades o patologías, en las que el elemento central es el caballo. Paraná cuenta con varias ONG que se abocan a tratar a los pacientes a través del caballo.

La Asociación de Equinoterapia La Delfina es una de ellas. UNO Dialogó con Marita Suárez, una de las equinoterapeutas de la asociación, acerca de las cualidades de este noble animal, como una forma de homenajear a todas las especies del reino animal en su día.

“Los caballos son seres muy especiales, que crean un vínculo fortísimo con las personas. La bonanza, la mansedumbre, el afecto que tienen para dar no tienen comparación. Es un animal que por naturaleza tiene una disposición al servicio”, señaló.

Marita explicó por qué los equinos son los animales ideales para realizar actividades terapéuticas: “Es el único animal que tiene movimiento tridimensional –arriba y abajo, derecha e izquierda, adelante y atrás-, siguiendo el mismo patrón de movimiento que la pelvis humana. El chico que se sienta en el caballo sin montura recibe unos 2.000 impulsos cerebrales por sesión, por lo que está comprobado que la equinoterapia es un tratamiento ideal para abordar todo tipo de patologías”.

Este proceso de estimulación produce endorfinas y favorece la sinapsis neuronal, permitiendo que el cerebro identifique músculos, miembros, órganos, y comience a mandarles instrucciones, favoreciendo el proceso de habilitación neuro - muscular.

Marita también señaló que el caballo es apto para lo que en kinesiología se conoce como termoterapia, ya que su temperatura corporal es dos grados superior a la del humano.

“En 11 años de trabajo, cada día tenemos una anécdota nueva. Es increíble ver cómo los chicos que vienen a tratarse progresan día a día. La relación que se genera entre los caballos y los pacientes es hermosa. Cada chico se sube siempre a un determinado caballo; siempre nos aseguramos de que el animal lo esté esperando cuando llega a la sesión. Y si el paciente no se acomoda bien sobre el lomo, el caballo se las ingenia para ubicarlo bien. Es sorprendente la habilidad que tienen estos bichos”.


Una vileza
La semana pasada, desconocidos ingresaron al predio de La Delfina y se llevaron a Irú, uno de los preciados caballos.

“Sufrimos horrores la falta de Irú. Nos lo robaron hace ocho días, y ya se nota que es irremplazable. Tenemos un chico autista de 21 años, que siempre lo montaba. El otro día, lo tuvimos que subir a otro caballo, pero se la pasó preguntado por Irú durante toda la sesión, y al final tuvo que bajarse, porque se descompuso. Hasta ese punto llega la importancia de la relación entre el animal y la persona”.

Preparar un caballo para equinoterapia es un proceso que demanda mucho tiempo y esfuerzo; lograr la perfecta docilidad de estos animales puede tomar años. Es por eso que el robo de Irú es un golpe bajo.0

“Esta situación nos deja mal, porque siempre nos hicieron falta caballos. Hace tiempo que estamos solicitando algún tipo de ayuda, que nos donen algún animal, y nunca nos dieron una respuesta. Ahora, que nos roben uno de los pocos que tenemos es el colmo. Realmente, pedimos a la gente que se comprometa con las ONG, especialmente con este tipo de asociaciones, que tienen que ver con ayudar a chicos con discapacidades”.

Fecha especial

El Día del Animal se instituyó en 1908 por impulso de Ignacio Albarracín –impulsor de la Ley de Protección animal– y de Clemente Onelli, quien era por ese entonces director del Jardín Zoológico de Buenos Aires.

La Sociedad Protectora de Animales había sido creado años antes, en 1879, durante la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento, gran defensor de los animales.

Albarracín luchó para que se establezca una ley de protección a los animales para que no fueran maltratados, discriminados ni cazados, que fue sancionada el 29 de septiembre de 1954 y promulgada el 27 de octubre del mismo año con el número 14.346. Impone prisión de 15 días hasta un año, al que infligiere malos tratos o hiciere víctima de actos de crueldad los animales.

También enumera los actos de crueldad y maltrato y los castiga.

Fuente: La provincia
Abril, 2010 

imagenes relacionadas ver +

Caballo - Fuente: Flickr Por Carlos López Echeto

Caballo - Fuente: Flickr Por Carlos López Echeto