Fuente: Greenpeace Argentina | Julio 02, 2010 Recomendar esta nota Recomendar
Pónganse las pilas

Greenpeace

Pónganse las pilas

Greenpeace Argentina lanzó ayer una campaña pública, "El que las hace, las paga", para alertar sobre la necesidad de una gestión ambiental adecuada de pilas y baterías..

A través de la nueva iniciativa, la organización ambientalista exige a las empresas productoras e importadoras responsabilidad en el manejo de los productos una vez finalizada su vida útil.

Greenpeace presentó su reclamo en el Obelisco, junto a un grupo de activistas caracterizados como las mascotas de las marcas de pilas y baterías más reconocidas del mercado. Carteles, logos e inflables, fueron otros elementos sumados a la intervención.

En el acto también se advirtió sobre la presencia de componentes tóxicos, los cuales deben recibir un tratamiento acorde a sus compuestos.

Las pilas y baterías contienen metales como cadmio, mercurio, plomo, manganeso, níquel, zinc y litio. La potencialidad de estos materiales contaminantes de ser liberados e impactar en el ambiente, hace que sean consideradas como residuos peligrosos.

En la actualidad, en nuestro país, la totalidad de pilas y baterías desechadas concluye en rellenos sanitarios comunes y en basurales a cielo abierto. Lo que representa un serio problema, dado que deben ser separadas del flujo de los residuos sólidos urbanos (residuos domiciliarios) y deben ser tratadas y/o recicladas con la mejor tecnología disponible.

Según información proporcionada por Greenpeace, se puede recuperar hasta un 90% de los elementos de las baterías recargables y cerca de un 50% de pilas comunes. A pesar de esa posibilidad, en Argentina se siguen disponiendo con los residuos comunes. Aspecto que deteriora el ambiente y representa un derroche de recursos.

“El resultado del programa de recolección de pilas y baterías agotadas del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a través del cual se acopiaron 10 toneladas que hoy tienen destino incierto, es una muestra de lo que pasa en todo el país. Son las empresas las que deben encargarse de darle la mejor gestión y tratamiento a los residuos de sus propios productos, empezando por estas 10 toneladas”, destaca Yanina Rullo, integrante de la campaña de Basura electrónica de Greenpeace.

En tal sentido, la organización ambientalista impulsa el principio de Responsabilidad Extendida del Productor, que extiende la obligación del fabricante e importador desde la producción hasta el tratamiento una vez finalizada la vida útil del producto (recuperación, reciclaje y disposición final).

Por otro lado y a través de su página web, Greenpeace invita a los consumidores de pilas y baterías a pedirles a las empresas que se hagan cargo. En sólo una semana, más de más de 45 mil personas enviaron su demanda.

Por María Belén Etchenique Gabrielli
Eco2site, Julio de 2010

Tipos de pilas:
(Fuente: Greenpeace Argentina)

Existen dos tipos de pilas: primarias (no recargables) y secundarias (recargables).
Las pilas primarias, se utilizan en radios, juguetes, relojes, audífonos, cámaras y calculadoras. Pueden contener carbón, zinc, mercurio, manganeso, litio y zinc.

En la actualidad y debido a que las pilas primarias contienen una menor proporción de mercurio, se extendió la idea errónea de que se pueden disponer con el resto de los residuos sólidos urbanos y concluir su vida útil en rellenos sanitarios.

Las pilas secundarias, se utilizan en herramientas, aspiradoras, teléfonos celulares, computadoras portátiles, cámaras de video, juguetes y herramientas inalámbricas. Contienen níquel, cadmio, litio y plomo.

En este último caso, las pilas se desechan en menor cantidad y con menor frecuencia. Además, pueden ser recicladas con recuperación de materiales utilizando las tecnologías de reciclado adecuadas.

imagenes relacionadas ver +

Greenpeace

Greenpeace