Fuente: Eco2site, wasa | Julio 30, 2016 Recomendar esta nota Recomendar
El futuro de los Zoológicos

Según la WASA, los zoológicos deben focalizarse en la conservación, la investigación y la educación.

El futuro de los Zoológicos

La transformación del Zoo porteño en un Ecoparque despertó muchas inquietudes sobre el papel de los zoológicos en el mundo actual. ¿Vale la pena que sigan existiendo? ¿Qué función deberían cumplir? 

Según las crónicas históricas, ya en China y Egipto existían jardines con colecciones de animales exóticos para el disfrute de las autoridades; entre los primeros zoológicos modernos de Occidente pueden mencionarse la “casa real de fieras de Versalles”, en la Francia de Luis XIV; o el de Viena, Austria, inaugurado a mitad del siglo XVIII y ubicado en los terrenos del Palacio de Schönbrun.

Los parques zoológicos han evolucionado profundamente con los años, hasta el punto que los zoos del siglo XXI no tienen nada que ver con los primeros parques abiertos al público a mediados del siglo XIX.

En esa época los descubrimientos coloniales, el incremento de la clase media y la disponibilidad de tiempo libre popularizaron los primeros parques zoológicos, donde se exhibían animales extravagantes y exóticos. Mucho cambió desde entonces. Los zoológicos ya no pretenden meramente entretener y mostrar, sino que según la Asociación Mundial de Zoos y Acuarios (WASA, por sus siglas en Inglés), deben focalizarse en la conservación, la educación y la investigación.

Un buen ejemplo es el Zoológico del Central Park, en Nueva York, que encara sus tareas bajo el lema "protegiendo la vida y los espacios silvestres", en colaboración con la Wildlife Conservation Society (WCS). El objetivo de la WCS es conservar espacios salvajes en distintas regiones del mundo; posee una estrategia a largo plazo para la protección de las especies "en un mundo que cambia rápidamente".

En esta línea, el sitio web del Zoológico de Berlín explica que "durante muchos años se ocupó de asegurar la supervivencia a largo plazo de las especies animales en peligro" y agrega: "En el mejor de los casos han sido reincorporados a sus hábitats".

Por lo tanto, los Zoos  deberían convertirse en escenarios que permitan que el público comprenda la importancia del valor de la diversidad biológica de la fauna y la flora, los ecosistemas y la interdependencia de todos los organismos vivos de la Tierra, incluida la especie humana. La actividad de los parques zoológicos se debe transformar en una dedicación comprometida con la conservación de la fauna salvaje, la educación pública, la investigación, el bienestar de los animales y el entretenimiento, todo ello encarado a la conservación de la biodiversidad.

Pero también debe saber dar información a los visitantes que tienen algo más de curiosidad, como los estudiantes, e incluso, posibilidades de crear nuevos conocimientos para los investigadores.

Según la Asociación Mundial de Zoos y Acuarios, estas son las 11 funciones que deberán tener los zoológicos en el futuro, si no quieren desaparecer:

1. Aumentar el compromiso con la conservación de la naturaleza como principal meta y objetivo.

2. Utilizar el único recurso disponible para avanzar en el objetivo de la investigación in y ex situ.

3. Desarrollar destacados programas de educación que inculquen preocupaciones medioambientales locales y globales.

4. Desarrollar instalaciones de animales innovadoras, atractivas y sugerentes para los visitantes, a la vez que continuamente remodeladas para mejorar el bienestar de los animales en cautividad.

5. Utilizar el poder colectivo de asociaciones mundiales y/o regionales para informar e influir en el cambio político en relación al medioambiente.

6. Trabajar con patrones económicos altamente éticos que permitan la recaudación de fondos para la acción conservacionista.

7. Defender en todo momento el papel de los zoos ante el público en aspectos de enfrentamiento, y ser perseverantes en la persecución de la misión conservacionista.

8. Aumentar la cooperación entre instituciones para mejorar el uso de los recursos limitados y actuar de manera global.

9. Adoptar y usar los avances tecnológicos para reforzar la comunicación, investigación y educación.

10. Promover estructuras de organización que potencien a todos los niveles los esfuerzos individuales, y adoptar planteamientos de equipo.

11. Valorar, reclutar, formar y conservar el personal a todos los niveles.

Quizá lo más importante sea que no basta con que los zoos tengan capacidad para ser modelos de "conservación integrada" sino que realmente lleguen a serlo. Deben cambiar, ser útiles, enérgicos y radicales en sus planteamientos. El mundo que nos rodea ha cambiado de forma inconmensurable en los últimos 10 años y también deben hacerlo los zoos y acuarios y su personal. Si quieren mantenerse, los zoos deben ser conservadores, educadores, científicos y potentes herramientas científicas para el cambio político. Como sostuvieron desde la WASA, los zoos “tienen una opción: forjar una nueva identidad y un nuevo propósito o mantenerse fuera del movimiento conservacionista”.

Por María Sol Olivera

imagenes relacionadas ver +

Según la WASA, los zoológicos deben focalizarse en la conservación, la investigación y la educación.

Según la WASA, los zoológicos deben focalizarse en la conservación, la investigación y la educación.