Fuente: La Nación | Mayo 03, 2018 Recomendar esta nota Recomendar
Curas contra la incineración de Residuos en Capital Federal

Basura - foto: Curtis Palmer

Curas contra la incineración de Residuos en Capital Federal

El proyecto oficial para modificar la ley de Basura Cero, que establece nuevos plazos para reducir la cantidad de residuos enviados a predios de disposición final y habilita, además, la instalación de plantas de incineración, no solo provocó el rechazo de agrupaciones ambientalistas. 

En una dura carta, los curas que trabajan en villas de la ciudad de Buenos Aires plantearon su preocupación por los efectos sociales que tendría la medida, principalmente por cómo afectaría a los recicladores y a las cooperativas que basan su economía popular en la recuperación de los residuos.

"Es preocupante si se quema el material reciclable, ya que muchos cartoneros lo necesitan para ganarse su medio de vida, su sustento", dice el documento, enviado a los legisladores porteños y difundido a toda la comunidad.

"Las iniciativas de organización comunitaria de cartoneros y otros rubros, por el compromiso que tienen, logran incluir a muchas personas y familias que una empresa privada no podría contener", sostiene la carta, redactada por el presbítero Lorenzo de Vedia -sacerdote de la villa 21-24, de Barracas, conocido como el padre Toto- y refrendada por otros 19 curas villeros y el vicario para las villas de la ciudad, Gustavo Carrara.

Hace un mes, el proyecto impulsado por el Poder Ejecutivo ingresó en la Legislatura y esta semana obtuvo dictamen de comisión, previo paso al recinto. La polémica se instaló porque la propuesta les abriría la puerta a las plantas de termovalorización, es decir, incineración con recuperación de energía.

La alternativa llega ante el inminente colapso de los predios de disposición final de la Coordinación Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado (Ceamse), cuya capacidad operativa se agotará en cinco años mientras en la Capital se producen 6760 toneladas de basura por día, a las que se suman 15.000 del área metropolitana.

"Quisimos manifestar nuestra preocupación de cómo puede impactar en los vecinos de nuestros barrios que se ganan la vida con el cartoneo, con el reciclado. Es una carta de llamado de atención para que se considere ese impacto social por lo laboral", dijo a LA NACION el padre Toto.

"Es una época en que la situación laboral es complicada. Hay que pensar mucho antes de dar un paso que genere pérdidas de empleo. También queremos llamar la atención por las consecuencias que podría tener para la salud de la gente", agregó.

Al mensaje adhirieron monseñor Carrara y los sacerdotes Juan Isasmendi, Eduardo Casabal y Ignacio Bagattini (villa 1-11-14); Carlos Olivero y Gastón Colombres (villa 21-24 y Zavaleta); Guillermo Torre, José Luis Lozzia y Marco Espínola (villa 31); Sebastián Sury y Damián Reynoso (villa 15); Rodrigo Valdez (Playón de Chacarita), Martín Carroza y Sebastián Risso (villa Cildáñez); Pedro Baya Casal y Adrián Bennardis (villa 3 y Barrio Ramón Castillo); Alejandro Seijo (villa Rodrigo Bueno); Andrés Tocalini (villa Los Piletones); Franco Punturo (villa 20), y Omar Mazza (villa INTA).

Organizaciones ambientalistas como Greenpeace y la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) ya plantearon su rechazo a las nuevas políticas del tratamiento de la basura. Otro punto cuestionado del proyecto oficial es que plantea, además, nuevas metas de reducción progresiva de la disposición final de residuos. Las propuestas son un 50% para 2021, un 65% para 2025 y un 80% para 2030.

imagenes relacionadas ver +

Basura - foto: Curtis Palmer

Basura - foto: Curtis Palmer