Criterios de Bioconstrucción

El presente escrito nace como respuesta al creciente deterioro de nuestro entorno, en un intento de ayudar a desarrollar una "conciencia global", al punto de que cada individuo pueda sentirse como una enzima de esta célula cósmica llamada Tierra, donde todo está tan interrelacionado y es tan interdependiente que, inevitablemente, nuestro desarrollo como sociedad es fruto de la suma del desarrollo de cada uno de los individuos que la componen, reflejándose éste en el respeto por nuestro entorno tanto en lo referente al medio, digamos, físico como con respecto a los seres que lo habitan.

Debemos ser conscientes (y es nuestra responsabilidad para con las futuras generaciones) de que todo lo que un ser vivo realiza repercute en los demás, de tal manera que una acción nunca permanece aislada sino que provoca reacciones, tangibles o no, a mayor o menor plazo de tiempo, en todo lo que la rodea, extendiéndose su efecto del mismo modo que las ondas que provoca una piedra al caer en el agua. Así todas nuestras acciones son importantes, inciden en el resto de los seres y del planeta y repercuten mucho más allá de ellas mismas.

Esta conciencia de que el planeta es nuestra casa y es nuestra responsabilidad cuidarlo, preservarlo y mantenerlo a él y a los seres que lo habitan en óptimas condiciones para producir salud y felicidad, debe irse trasluciendo en toda actividad humana.

El acto de construir, de edificar...genera un gran impacto en el medio que nos rodea. La Bioconstrucción persigue minimizarlo en la medida de lo posible ayudando a crear un desarrollo sostenible que no agote al planeta sino que sea generador y regulador de los recursos empleados en conseguir un hábitat sano, saludable y en armonía con el resto.

La vivienda debe adaptarse a nosotros como una 3» piel, debe procurarnos cobijo, abrigo, salud

Decálogo:

01 - Ubicación adecuada.
02 - Integración en su entorno más próximo.
03 - Diseño personalizado según las necesidades del usuario.
04 - Adecuada distribución de espacios.
05 - Empleo de materiales saludables y biocompatibles.
06 - Optimización de recursos naturales.
07 - Implantación de sistemas para el ahorro energético.
08 - Equipamiento de mobiliario de bajo impacto.
09 - Programa de tratamiento de los elementos residuales.
10 - Manual de usuario para su utilización y mantenimiento.

1) Ubicación adecuada evitando tanto la proximidad de fuentes emisoras de contaminación eléctrica y electromagnética así como química y acústica, tales como: fábricas contaminantes, transformadores eléctricos, tendidos de alta tensión, grandes vías de comunicación, etc..., como el asentamiento sobre fallas geológicas o corrientes de agua. También deberán ser evitados aquellos lugares donde por la actuación del hombre puede ponerse en peligro algún determinado ecosistema.
Y siempre evitar la modificación del campo magnético natural.

2) Integración en su entorno más próximo, atendiendo a la morfología del terreno, construcciones adyacentes, los estilos arquitectónicos tradicionales de la zona, incluyendo vegetación propia del lugar y armonía de formas constructivas.

3) Diseño personalizado según las necesidades del usuario, de tal manera que la vivienda se le adapte y sirva perfectamente para desarrollar en ella su forma de vida. Procurando, en la medida de lo posible, cuidar el efecto "onda de forma”, evitando los elementos excesivamente rectilíneos, con esquinas pronunciadas. Las grandes luces se pueden salvar con arcos, bóvedas, etc.

4) Adecuada distribución de espacios, atendiendo a consideraciones bioclimáticas, de ahorro energético y funcionales. Teniendo en cuenta una buena orientación: acristalamientos al Sur (con paredes y suelos de alta inercia térmica) y estancias de poco uso al Norte(garajes, despensas,...), dedicando una muy especial atención al estudio de los lugares de descanso.

5) Empleo de materiales saludables y biocompatibles e higroscópicos, que faciliten los intercambios de humedad entre la vivienda y la atmósfera. La vivienda debe respirar.
Los materiales deberán ser de materia prima lo menos elaborada posible y encontrarse lo más cerca posible de la obra (utilizar recursos de la zona). Deben hallarse totalmente exentos de elementos nocivos como asbesto, cloro y, más concretamente, PVC, usado de forma muy común hoy en día.
Los conductos de saneamiento de gran diámetro pueden ser de cerámica con conexiones de caucho y los de pequeño diámetro, de PE-AD en lugar de PVC. Con estos materiales, las conducciones son más estables, flexibles, duraderas y menos ruidosas.
Para las conducciones eléctricas, ya existen en el mercado cables libres de halógenos y sin PVC.
Evitaremos los aislamientos y pinturas de poro cerrado, plastificados, elementos retenedores de polvo electrostático (moquetas, suelos plásticos...) y todos aquellos materiales que emiten gases tóxicos en su combustión. Debemos utilizar pinturas al silicato, al agua, aceite de linaza, colofonia, ceras naturales, etc. Y para los elementos decorativos, tratamientos de madera o enfoscados.
En los elementos estructurales, emplearemos cementos naturales o cal hidráulica. El uso del acero debe restringirse a lo imprescindible y deberá ser convenientemente derivado a tierra.
Así como sistemas constructivos adecuados. Hoy en dia abusamos mucho de los elementos estructurales de hormigón armado, como vigas y pilares, cuando en muchos casos éstos pueden ser sustituídos por arcos y bóvedas.

6) Optimización de recursos naturales. Aprovechamiento de la luz solar(isolación), climatización natural, ahorro de agua, aprovechamiento del agua de lluvia, implantación de las energías renovables aprovechables en ese lugar determinado

7) Implantación de sistemas para el ahorro energético.
Utilización de la Bioclimática, a través de sistemas de captación solar pasiva, galerías de ventilación controlada, sistemas vegetales hídricos reguladores de la temperatura y la humedad.
Aleros diseñados adecuadamente, vegetación perenne al Norte y caduca, al Sur.
Equipamiento de mobiliario de bajo impacto y configuración ergonómica, electrodomésticos de bajo consumo y baja o nula emisividad electromagnética, iónica, microondas, etc.... con una toma de tierra adecuada, que no emitan gases nocivos y que sus elementos envolventes sean naturales. Se deben de tener en cuenta no sólo la disposición óptima del mobiliario, sino también su propia forma y contorno geométrico a tal fin que además de su utilidad aporten una onda de forma acorde a su entorno.

8) Manual de usuario para su utilización y mantenimiento.
En el cual se detallen las actuaciones que debe realizar el usuario y las que deberá realizar el mantenedor profesional.

10) Programa de recuperación de residuos y/o depuración de vertidos. Separación de residuos en origen, con programa de reciclado para los sólidos-envolventes y de compostaje para los orgánicos.
Depuración de las aguas residuales para su posterior utilización en riego. En los lugares con gran escasez de agua se deben incorporar sistemas de deshidratación orgánica o WCs secos con su posterior programa de compostaje.

Por Ismael Caballero
Junio 2002
Fuente: Asociación de Estudios Geobiológicos, GEA, España.