Fuente: Diario La Nación | Julio 11, 2003 Recomendar esta nota Recomendar

Sustentable: construir pensando en el futuro. Investigación de alumnos de la FAUD

Un relevamiento exhaustivo de Ascochinga, para proyectar su nueva imagen
Dirigidos por la arquitecta Elizabeth Fourcade, de la cátedra Arquitectura Sustentable


CORDOBA.- La arquitecta Elizabeth Fourcade es titular de la cátedra Arquitectura Sustentable en la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño de la Universidad Nacional de Córdoba (FAUD-UNC), que investiga el tema Arquitectura sustentable para un turismo sustentable , con 150 alumnos.

Realizó un trabajo de campo en Ascochinga, una de las puertas de entrada de Córdoba, conocida como el Camino de la Historia, que comprende el circuito de las estancias jesuíticas, los yacimientos arqueológicos y los vestigios de los pueblos originarios emplazados hacia el norte de la provincia en lo que fue el antiguo Camino al Alto Perú.

Este trabajo indagó acerca la identidad del camino y su microrregión, para luego centrarse en el estudio y resolución del programa y proyecto arquitectónico de un complejo, que incluía un centro de interpretación (museo regional), talleres de formación de recursos humanos y rescate de saberes del patrimonio intangible, yacimiento de empleos, alojamientos, centros de servicios.

También es anfitriona y organizadora de grupos de turismo cultural en Córdoba, y una convencida de que la arquitectura sustentable y su interacción con el turismo y la cultura son puntas interesantísimas y un campo de insospechadas posibilidades para ser estudiados por jóvenes arquitectos desorientados sobre los pasos por seguir en el ámbito profesional.

Para Fourcade, la arquitectura sustentable es un concepto que viene de la idea de construir pensando en el futuro, en la resistencia de los recursos energéticos del planeta, en la preservación y sostenimiento de los seres vivos, de las culturas, de las sociedades y del saber de sus tradiciones, para lograr una arquitectura equilibrada y justa. "Con respecto a la ecología, los edificios son responsables por el 40 por ciento de los materiales y la energía usada en el mundo, y su utilización puede ser causa de trastornos en la integridad ecosistémica de algunas regiones y de la pérdida de biodiversidad. La correcta localización de ciertos edificios puede ayudar a restaurar áreas dañadas por intervenciones anteriores."

-¿Y en el plano social?
-Nuestros edificios y ciudades son promotores o detractores de las relaciones sociales, porque pueden crear espacios dignos de las comunidades a las que sirven; o todo lo contrario, pueden enriquecer a las culturas locales o aniquilarlas; pueden reforzar la identidad de los pueblos o sumirlos en el olvido. Ahora, la gran cuestión es cómo deben responder los diseñadores a este reto que supone la arquitectura sustentable.

-¿Cuál es su opinión?
-La respuesta no es única, sino más bien de una alta complejidad. Esta complejidad implica que los diseñadores solos no pueden dar una respuesta y que deben acudir a la ayuda de otros profesionales e interactuar con ellos. Esto no significa que el diseñador pierda autonomía sobre su diseño, significa que su diseño debe estar informado por otras disciplinas y que debe tener un objetivo a futuro: el de la supervivencia de las personas y los pueblos donde implanta sus obras.

-¿De allí la línea de trabajo sobre Arquitectura sustentable para un turismo sustentable?
-La premisa fue proponer como temas de formación aquellos extraídos de nuestra realidad cercana. Problemas y temas que hacen a un desarrollo socioeconómico tangible y detectado, buscando así solución de cuestiones que nos atañen, que emergen de un contexto real y que puedan desde allí aportar a la universalidad de la arquitectura, evitando la copia irreflexiva de modelos ajenos.

Planificación
Fourcade señala al respecto que el ecoturismo , como clave del desarrollo sostenible, consiste en visitas a las áreas geográficas relativamente inalteradas, con la finalidad de disfrutar y apreciar sus atractivos naturales o culturales, por medio de un proceso que promueve la conservación, tiene bajo impacto ambiental y propicia la participación activa de las poblaciones locales en los procesos de planificación y en la distribución de sus beneficios.

-El marco de referencia de nuestro trabajo de Arquitectura sustentable para un turismo sustentable en la microrregión patrimonial de Ascochinga, tiene que ver con el concepto de que desde la arquitectura se puede contribuir a crear conductas éticas y responsables del desarrollo y la calidad de vida de las comunidades, concepto este de sostenibilidad social.

Por Carmen María Ramos
Para LA NACION

Turismo que explora en los orígenes

"Según la Organización Mundial del Turismo, los ingresos generados en los países en desarrollo por la actividad turística alcanzan un 42 por ciento del total de los servicios y presentan un pronóstico de crecimiento explosivo para los próximos años, especialmente el turismo en áreas con valiosas ofertas naturales o culturales", informa la arquitecta Fourcade.

Estos datos refuerzan la necesidad de encarar el estudio de la arquitectura turística en entornos patrimoniales de enorme riqueza ya que, por otra parte, la gente busca experiencias y lugares singulares.

El trabajo académico de la cátedra Arquitectura 4 de la FAUD-UNC, que dirige la arquitecta Fourcade, comenzó en 2002 y continúa en el presente curso 2003. Este plantea la hipótesis proyectual del rediseño de la imagen e identidad del pueblo de Ascochinga (60 km al norte de la ciudad de Córdoba), luego de un reconocimiento de las áreas en cuestión, y el estudio de sus valores del patrimonio tangible e intangible, físico y poblacional y como reflexión sobre una identidad y pertenencia cultural.

Las distintas etapas de los trabajos de campo incluyen las investigaciones y propuestas necesarias para resolver una problemática donde Ascochinga se presenta como un espacio de indudable interés natural y cultural, pivote entre los monumentos de interés histórico declarados patrimonio de la humanidad por la Unesco y dentro de un contexto paisajístico de gran valor por su biodiversidad.

Se trata de un área preservada que necesita del turismo para sostener sus recursos, su patrimonio y las poblaciones asentadas desde antiguo. Y requiere acciones que garanticen su puesta en valor, su divulgación y conocimiento, para encarar una explotación cuidadosa de su patrimonio, y para alertar sobre los peligros de un crecimiento incoherente con el estilo arquitectónico y paisajístico del lugar.