Fuente: CONSTRUIR & DECORAR | Junio 10, 2005 Recomendar esta nota Recomendar

Reciclaje de Residuos de Construcción y Demolición (RCD)

Organizado por MacFarlane Consultancy, Eurocentro Patagonia y la Universidad de Palermo a través del CEDtyp (Centro de Estudios y Desarrollo de Tecnologías y Producción), se llevó a cabo el Seminario de Capacitación *Reciclaje de Residuos de Construcción y Demolición*.

Como RCD se considera al material generado por la construcción y demolición de edificios e inclusive residuos de cascajo, tierra, asfalto, hormigón, madera y metal. En este curso se explicitaron las mejores prácticas y técnicas utilizadas en Europa, pero adaptadas a las situaciones específicas y necesidades de la Argentina.

La construcción parece un sector idóneo para fomentar el uso racional de residuos y subproductos industriales. Por una parte, consume grandes volúmenes de materias primas y, por otro, genera enormes cantidades de escombros procedentes de la demolición de edificios o de desperdicios de materiales provenientes de la construcción de una obra nueva o de reformas en viviendas y urbanizaciones. Poco a poco se va expandiendo el interés por utilizar residuos de construcción y demolición en las nuevas edificaciones, aliviándose así el problema ambiental que origina la eliminación de los mismos.

Los Residuos de Construcción y Demolición (denominados RCD), también llamados residuos inertes y conocidos habitualmente como escombros, varían según se trate de nueva construcción, reforma o demolición. También va a depender de la actividad para la que se ha diseñado el edificio, así como la zona donde se haya realizado la obra y la edad de la misma, ya que los materiales una vez utilizados van sufriendo variaciones importantes en el tiempo.

Se tratan de residuos constituidos básicamente por tierras y áridos mezclados, piedras, restos de hormigón, ladrillos, cristales, restos de pavimentos asfálticos, materiales refractarios, plásticos, yesos y maderas. La generación de los RCD ha aumentado como consecuencia del crecimiento urbanístico. Por ejemplo, el volumen de deshechos de demolición y construcción en España oscila entre los dos y tres kilogramos por habitante y día (tasa superior a la de la basura domiciliaria).

Además, en España se producen anualmente unos 20 millones de metros cúbicos de este tipo de residuos, de los que no se recicla ni un 1%, y se vierte incontroladamente casi todo el resto. Por supuesto, la mala gestión de estos residuos le crea un grave problema a nuestro entorno, agravándose gradualmente y provocando un negativo impacto ambiental.

En las últimas décadas la generación de los RCD ha sufrido un importante incremento, lo que dio lugar a que las distintas Administraciones Públicas (sobre todo las europeas) comenzaran a regular la gestión de este tipo de residuos.

El reciclaje de los RCD supone un beneficio ambiental importante, ya que se traduce en un ahorro en la extracción de recursos naturales y en la disminución de residuos depositados en vertedero.

De manera esquemática, el proceso a seguir en una Planta de Tratamiento de RCD es el siguiente:

• Recepción del material bruto.
• Separación de Residuos Orgánicos y Tóxicos y Peligrosos (y su envío a vertedero o gestores autorizados, respectivamente).
• Acopio y reutilización de tierras de excavación aptas para su uso.
• Separación de maderas, plásticos cartones y férricos (reciclado)
• Tratamiento del material apto para el reciclado y su clasificación.
• Reutilización del material reciclado (áridos y restauraciones paisajísticas)
• Eliminación de los inertes tratados no aptos para el reciclado y sobrantes del reciclado no utilizado.

*CONSTRUIR & DECORAR* tuvo la oportunidad de dialogar con el Ing. Johan Put, Representante de EnviroChallenge - Management Consultants Environment, Strategy & Efficiency.


¿De qué depende la técnica del reciclaje de los residuos provenientes de construcción y demolición (RCD)?

Depende de ciertos factores. Uno muy importante es la cultura económica, la gente tiende a la economía. En Bélgica y en los Países Bajos nos gusta ahorrar dinero, entonces una cultura que tiende al reciclaje logra obtener nuevos recursos a partir de los residuos.

¿Por qué motivo la industria europea desarrolló esta técnica?

El motivo fue la escasa cantidad de materias primas vírgenes. En Bélgica tenemos suficiente materia prima porque el suelo es montañoso. Pero en los Países Bajos, por ejemplo, ese suelo no existe.


Entonces las materias primas secundarias son más baratas lo cual es muy bueno para el transporte, pero Argentina es un país grande y con marcadas diferencias regionales. Si Argentina quiere crear un ciclo de construcción con materiales reciclados y con buenos productos finales va a necesitar de buenas industrias de demolición, porque ellas son las que crean residuos limpios y buenos materiales secundarios a partir de su trabajo.

Hasta hace 20 años teníamos un 5 o tal vez un 10% de reciclado, pero estos últimos 25 años se han realizado avances muy importantes tanto en los Países Bajos como en Bélgica mediante programas de investigación que se llevaron a cabo debido a las altas tarifas que se aplican dada la prohibición existente para el vertimiento de materiales de demolición.

La demolición selectiva y el reciclaje móvil son conceptos muy importantes. Es mucho mejor que el equipo estacionario, porque al ser éste un país tan grande necesitará un equipamiento de reciclaje móvil ubicado en el emplazamiento para poder ahorrar dinero.

¿En que tipos de obras se aplican los Residuos de Construcción y Demolición (RCD)?

Los agregados del reciclaje son óptimos productos para utilizarlos como sub-bases de carreteras, ya que cumplen con los requisitos técnicos y constructivos. Los agregados de hormigón reciclado son materiales perfectamente aptos, también desde un punto de vista ambiental.

¿En qué consiste la demolición selectiva?

Es esencial llevar a cabo una demolición selectiva, dado que es importante evitar aquellos factores que causan contaminación.

Por ejemplo, componentes de construcción que contienen asbestos. En muchos países existen prohibiciones de uso de ciertos compuestos, pero como en todo el mundo esas normativas no siempre se cumplen. Así es posible encontrarse con suelos y cimientos con aceite mineral, acero radiactivo, muros de yeso que contengan sulfatos, adhesivos y pinturas que contengan compuestos orgánicos volátiles, TCDDs, dioxinas, TCDFfuranos, metales pesados, entre otros. Es fundamental reconocer la presencia de asbestos, dado que es peligroso para las personas que trabajan en la demolición y reciclaje. Solamente una prueba de laboratorio puede decidir si el material contiene asbesto y el reconocimiento de este tipo de materiales sólo puede llevarlo a cabo un experto. El reconocimiento de material que se sospecha contiene asbesto es importante para poder extraerlo en forma independiente.

Por Arq. Gustavo Di Costa
Fuente: CONSTRUIR & DECORAR
Junio de 2005