Construcción y normas medio ambientales

Cómo serán las casas que habitaremos en los próximos años es la pregunta a las que urbanistas y arquitectos están contestando desde ayer, en unas jornadas organizadas por la Asociación Técnico Empresarial de la Construcción (Ateco). El sector de la construcción, según el doctor en Arquitectura, Luis de Garrido, es el menos adaptado a las normas medioambientales, además de ser el que consume la mitad de la energía de la que gastan el resto así como el que genera el 60% de los residuos. La normativa puede ser un mero argumento de venta.

El sector de la construcción se juega su futuro en torno a cuatro grandes retos. Estos son, según Luis de Garrido, el respeto al medio ambiente, la integración de la alta tecnología a la vivienda, la salud como tema primordial en el empleo de los materiales, y las nuevas relaciones sociales y familiares. A pesar de que las previsiones apuntan a que en el año 2025 la población española habrá perdido un millón de habitantes, lo cierto es, afirman los técnicos, que se multiplican las compras de vivienda.
En este sentido, tanto de Garrido como el presidente de Ateco, Diego García Juan, señalaban ayer que las relaciones familiares han cambiado. Cada vez hay más personas que viven solas, tanto por soltería, como por separaciones o por haber enviudado, cada vez se compran más residencias secundarias e incluso terciarias, por lo que el mercado debería de haber evolucionado y haberse adaptado a estas necesidades. Sin embargo, «se sigue construyendo la típica vivienda de tres dormitorios, salón comedor, cocina, aseo y cuarto de baño», recalcaba ayer el ponente.
Pero lo preocupante del sector de la construcción, es que es uno de los que más contaminan y más gasta. «Todos los sectores han empezado ya a asumir que se tienen que integrar en los ciclos vitales de la naturaleza, pero la construcción opera como si no existieran», dice de Garrido. De hecho, las estadísticas insisten en que la construcción es culpable del 50% de la energía consumida y de la generación del 60% de los residuos. Se sigue construyendo igual que hace treinta años

La Verdad
Octubre 2001