Oficinas de hoy: ¡Búrbujas de plástico!

Atendiendo a la calidad de los ambientes en que los seres humanos desarrollan su vida en la actualidad, tuve la oportunidad de acceder a un informe de la Conferencia realizado por el arquitecto Michael Simmelschmidt en el Hale Clinic de Londres.

La invitación a dicha conferencia estuvo encabezada por una profecía de Nostradamus
"Las grandes ciudades estarán desiertas y ni un alma vivirá en ellas"
¿Ciudades vacías de habitantes...?; ¿Ciudades vacías de almas...?; ¿Ciudades-cuerpos vacíos de almas...?
...¡Fuerte resonancia en quien pertenece al ámbito de la Arquitectura!

De allí a abrir una óptica diferente y profundizar la observación de cómo las condiciones vitales del Medio Ambiente Interior alteran silenciosamente la calidad física-emocional y psicológica de los habitantes (...¿almas?) de las grandes ciudades, hay un solo paso.

La imagen de los edificios y ciudades ha cambiado como resultado del uso de nuevas tecnologías. Han cambiado los materiales y los sistemas constructivos, los elementos del equipamiento y las formas y estética que de ellos se derivan.

Pero más allá de esto, ha cambiado la relación armónica del individuo con el Medio Ambiente Interior de los espacios en que vive y trabaja, lo que está requiriendo de él un nuevo proceso de adaptación.

Para evaluar con crudeza este proceso de adaptación, propongo analizar cómo ejemplo la situación en que se encuentra una persona que concurre diariamente a trabajar en un edificio de oficinas.

Entra en el edificio... ¡y "se zambulle en la burbuja de plástico"!

En una oficina:
-con aire acondicionado y que nunca se ventila naturalmente
-alfombrada con tejidos de hilados sintéticos y colocadas con pegamentos de las
-mismas características
-con muebles y tabiques divisorios construidos con placas de aglomerado y
-revestidos en laminados plásticos
-con equipos electrónicos emisores de radiaciones de baja frecuencia

Una de las consecuencias del uso de la ventilación artificial por conductos es el aumento de la carga de iones positivos en el aire, que además de provocar una gran incomodidad (semejante a la que se siente en el período anterior a una tormenta), altera el equilibrio de las funciones automáticas del organismo.

Otra es que las condiciones bacteriológicas del aire, además recirculado, son deplorables, como consecuencia de que los conductos no son accesibles para su limpieza.

Y digo que la oficina es una burbuja de plástico porque todos los materiales mencionados son derivados de los hidrocarburos.

El deterioro habitual de todo material produce en este caso, y en forma permanente, la emisión de ácidos volátiles (VOC) en el aire, con el consecuente proceso de contaminación. Siendo estos químicos liposolubles, afectan primariamente al cerebro, lo que redunda en depresión, fatiga, desconcentración, mareos, dolor de cabeza, asma, artritis, etc.

Y luego, además, la contaminación electromagnética...

Las emisiones de baja frecuencia (EMF) producidas por los equipos electrónicos, transformadores, redes de distribución bajo pisos técnicos, etc., alteran los campos magnéticos del ser humano. Su efecto acumulativo provoca desde la disminución de la producción de melatonina por la glándula pineal, que regula el ritmo circadiano (de vigilia-sueño), hasta la disminución de la capacidad inmunológica.

Frente a este panorama, del que aquí se ha dado una primera aproximación, se abren dos caminos:

Uno, el de encarar la protección desde lo individual, entendiendo la necesidad de incorporar un nuevo concepto de higiene que nos permita adecuarnos a un medio cada vez más tecnificado, sin disminución de nuestras capacidades.

Otro, el reservado a los profesionales de la Construcción, en la tarea de encontrar formas y técnicas que incorporen el tema de la Salud como otro de los pilares de toda Obra de Arquitectura.

Requerir al mismo tiempo de la Industria, materiales que además de cumplir con las exigencias de resistencia, durabilidad y economía, incorporen esta noción de salubridad.

Imposible dejar de considerar la responsabilidad de los Empresarios en cuanto a implementar proyectos donde la cualidad saludable de los lugares de trabajo esté salvaguardada, recurriendo a un asesoramiento idóneo en esta nueva problemática de la profesión.

Y queda a todos nosotros, en general, recordar que la Arquitectura nació como una de las formas de protección del ser humano, de su cuerpo y de su alma.

Por Arquitecta Celina Castro
Miembro de HEAL-Human Ecology Action League.USA
Miembro de GEA Asociación Geobiológica (España-Argentina)


CONTAMINACIÓN DEL MEDIO AMBIENTE
INTERIOR EN EDIFICIOS DE OFICINA
Primera propuesta de Mitigación

Difundir los riesgos que, los edificios de oficina construidos en torre con sus equipamientos significan para las personas que los ocupan, al solo efecto de su información, contribuye, a mi juicio solamente, al aumento de la ansiedad cotidiana.

Varios millones de personas concurren por ejemplo cada día a la ciudad de Buenos Aires a cumplir sus tareas en estas condiciones.
Y son sin dudas estas personas las que son afectadas física y mentalmente por la contaminación química, (consecuencia del uso de los materiales derivados de los hidrocarburos) a más de la polución electromagnética producida por instalaciones eléctricas y equipos electrónicos.

Los investigadores nos dicen que:
11.000.000 de norteamericanos tienen asma
28.000.000 de norteamericanos tienen fiebres y otras alergias
1 de cada 5 empleados de oficina sufre de problemas alérgicos (incluyendo la artritis como uno de ellos)

De un total de 70.000.000 de empleados:
21.000.000 están expuestos a un bajo nivel de calidad ambiental
el 18 % de la producción anual de las empresas norteamericanas se pierde debido al bajo nivel de la Calidad del Medio Ambiente Interior (EPA, Environmental Protection Agency - USA)

En nuestro país hay 4.500.000 de alérgicos.

Si bien las modificaciones físicas del Medio Ambiente Interior está en gran medida, en estos casos, fuera del alcance de los usuarios, es posible mitigar algunos efectos desde lo individual.

Es por esto que considero de suma importancia transmitir algunos resultados que, en el área de la Salud, han logrado algunos científicos internacionales.

Como primera aproximación sobre Mitigación de las condiciones expresadas del Medio Ambiente Interior y en edificios ventilados solamente por aire acondicionado, es interesante recurrir al tratamiento sobre la base de la incorporación de determinadas especies de plantas naturales.

Tal como sucedió al Principio, fueron los vegetales los que crearon la Biósfera, que permitió el desarrollo de los demás reinos de la Naturaleza.

Se ha descubierto que, a esta capacidad de producir oxígeno en intercambio con el anhídrido carbónico, las plantas pueden revertir en 24 Hs. el 90 % de los ácidos volátiles en el aire, como así también de los biovertidos generados por las personas.

Hace 25 años el doctor Bill Wolverton, investigador de la NASA, descubrió estas capacidades que fueron individualmente categorizadas por tipo y grado de eficiencia en relación a cada química en particular.

Estos estudios se realizan también en otras universidades, como por ejemplo en el Instituto de Botánica de la Universidad de Colonia. En ella se ha llegado a determinar cuántos mg. de ácido químico en aire son revertidos por cada gramo de peso de hoja seca.

Las plantas más importantes a elegir son:
PLANTA
ESPECIE CONTAMINANTE FUENTE
Clorophytum Comosomum
NOMBRE COMÚN:
Lazo de amor
Monóxido de carbono Cocinas
Dracena Variegada
NOMBRE COMÚN:
Palo de agua variegado
Formaldehído Papeles
Nephrolepsis exaltata
NOMBRE COMÚN:
Helecho espada
Formaldehído Paneles de aglomerado
Hedera Hélix
NOMBRE COMÚN:
Hiedra del hogar
Benceno Cigarrillo, pinturas, fax...
Chrysalidocarpius lutescens
NOMBRE COMÚN:
Palmera Areca
Xileno Alfombras, barniz...

Se han destacado en el cuadro las especies que neutralizan el formaldehído por ser éste un elemento cuyo gas es altamente tóxico y está incluido en una cantidad insospechada de productos tales como:

Materiales de construcción: adhesivos, pinturas, baldosas, maderas enchapadas o aglomeradas, cielorrasos, etc.

Varios: ropa inarrugable, champúes, pasta de dientes, cosméticos, colchones y almohadas de espuma, alfombras y sus pegamentos, enseres y elementos de limpieza, productos de papel, shoppings y tiendas de telas, plásticos, tinturas, cigarrillos, acondicionadores de aires, escapes de autos e industriales, etc.

De la importancia de esta información, baste decir que la OMS (Organización Mundial de la Salud) fija como valor máximo establecido la cantidad de 0.06 ppm y que para un edificio de oficinas se encuentran valores de 0.44 ppm y en un shopping valores de 1.50 ppm!

Es importante tener en cuenta que la lista de las especies de plantas mencionadas está dada en líneas generales y que, para un caso específico donde se pretenda un resultado eficiente corresponderá la realización de un estudio acorde, donde se tomen en cuenta:

-Las dimensiones del espacio a considerar

-Los materiales de la construcción y el equipamiento

-El dimensionamiento del sistema de aire acondicionado

-La distribución del equipamiento en la planta del local

-La cantidad de personas que ocupan la planta

-El diseño de la iluminación que asegure la vida de las especies a colocar, etc.

Las Organizaciones Gubernamentales de los países desarrollados atienden actualmente y dan curso a los informes de Congresos Internacionales y Asociaciones Científicas solicitando la aprobación de reglamentaciones que limiten el uso de materiales tóxicos. Por ejemplo, en Alemania no se puede importar ningún mueble o placas de aglomerado que posean una proporción de 0.03 ppm de formaldehído.

Al mismo tiempo, promueven el desarrollo de industrias alternativas que favorezcan el desarrollo de edificios llamados Healthy Buildings.

Una mayor conciencia sobre este tema puede permitir en nuestro país una selección más rigurosa de los materiales, por parte de empresarios y profesionales del área de la construcción y el equipamiento.

Son ellos los que pueden actuar en el área de PREVENCIÓN.

Por Arquitecta Celina Castro
Miembro de HEAL-Human Ecology Action League.USA
Miembro de GEA Asociación Geobiológica (España-Argentina)
Fuentes: Dr. B.C.Wolverton PhD (NASA - USA)
Dra. Sherry Rogers (Academia Americana de Medicina Ambiental) - USA

27 de Septiembre de 2001