Fuente: Colpisa - Spain | Noviembre 14, 2006 Recomendar esta nota Recomendar

La ecología va por barrios

-Las cinco ‘ciudades sostenibles’ españolas del programa europeo Concerto muestran sus proyectos de energía verde y edificios eco-eficientes.

-Tudela, San Sebastián, Zaragoza, Viladecans y Cerdanyola del Vallès crean una red para intercambiar tecnología y experiencias.

Con cinco ciudades (Tudela, San Sebastián, Zaragoza, Viladecans y Cerdanyola del Vallès) en un escaparate europeo de 29 ‘comunidades sostenibles’, España es el país con mayor presencia en el Programa Concerto, que abarca nueve iniciativas con un denominador común: la integración de eco-edificios y energías renovables en pos del ahorro y la eficiencia energéticos. Durante cuatro días, la localidad navarra ha acogido a sus cuatro compañeras de viaje ecológico para mostrar la marcha de sus respectivos proyectos, escuchar las reflexiones de una veintena de especialistas y, de paso, acordar la creación de una red para intercambiar tecnología y experiencias.

Desde la Dirección General de Transportes y Energía de la Comisión Europea, Gonzalo Molina subrayó que en las ciudades (donde vive el 80% de europeos) “está el problema, pero también la solución”. De ahí las rigurosas exigencias a los eco-edificios de Concerto: los nuevos deberán consumir un 30% menos de energía que los “no ecológicos” recién construidos, y los rehabilitados no podrán superar el nivel de estos últimos.

Además, las nuevas instalaciones tendrán altas cuotas de energías verdes, que irán más allá de la simple sustitución de combustibles contaminantes para contribuir a la eficiencia energética de todo el sistema, en el que producción y consumo se integrarán en una red con mecanismos de control.

Eco-City

Dentro del proyecto Eco-City de Concerto, Tudela comparte la iniciativa ‘Desarrollos conjuntos en Escandinavia y España’ con la ciudad noruega de Trondheim y un dúo sueco-danés (Helsingborg y Helsingor) que no parece separado por un estrecho. En el caso de la Eco-City Tudela, que el arquitecto Luis Miquel Suárez-Inclán prefiere definir como “eco-barrio por su tamaño”, las metas apuntadas por su responsable Luis Eduardo Gil son muy ambiciosas: cero emisiones de CO2 (8.000 toneladas tóxicas menos al año, como 3.500 coches sin humo), balance neto positivo de energías verdes y 100% de suministro renovable. Habrá 700 viviendas de alta eficiencia energética (75% de ahorro), y suficiente energía eólica y fotovoltaica para cubrir la demanda.

“¿ Locos? Un poco, pero creo que llegaremos”, remacha Gil, que maneja un calendario en el que “todo deberá estar terminado en octubre de 2010”. Los planes incluyen el uso de agua reciclada, que alcanzará también para regar un campo de golf -municipal y público- situado junto al eco-barrio.

En cuanto al transporte la arquitecta urbanista Teresa Arenillas habla de “reducir la movilidad obligada y expulsar al automóvil” para conseguir “una ciudad del peatón, la bici y la vegetación” donde las bicicletas serán públicas y se podrán coger y dejar en distintos lugares. Situado a 2,5 kilómetros del núcleo urbano, junto a polígonos de actividad económica y desarrollo, se promoverá la movilidad externa en transporte público con combustible renovable.

Zaragoza y San Sebastián

Zaragoza, que ha aprendido de su experiencia previa en Residencial Parque Goya, apunta muy lejos en el proyecto Renaissance: construirá 10.000 viviendas (el 96% sociales) en la Eco-Ciudad de Valdespartera y rehabilitará un zona degradada del barrio de Picarral. En el primer caso, la construcción ya está en marcha, y las primeras 616 viviendas se entregarán a finales de 2007, con ahorros del 54% en calefacción y agua caliente y del 38% en electricidad. En el segundo, como explicó el director de la Agenda 21 zaragozana, Javier Celma, la colaboración de vecinos y asociaciones ha permitido que dos bloques enteros participen y busquen su propia financiación; los ahorros energéticos serán algo más bajos que en los pisos nuevos (44% y 22%), pero también significativos. La iniciativa se completa con la monitorización en tiempo real de 200 viviendas para garantizar la máxima eficiencia de consumo.

También San Sebastián ha puesto el máximo empeño en su proyecto Tetraener de Concerto, hasta el punto de elevar a 4.030 (2.500 sociales) las 2.370 viviendas iniciales del complejo Antondegi. Todas tendrán certificación energética tipo A (40% de ahorro), se alimentarán de una planta centralizada de poligeneración (gas natural y biomasa de desechos forestales) y dispondrán de un sistema de control continuo con tres contadores que informará al usuario de sus consumos de luz, calefacción y agua caliente y le transmitirá consejos para evitar picos que hagan peligrar el suministro.

Éste llegará de una empresa de servicios de la que serán propietarios parciales los dueños de las casas constituidos en cooperativa. La iniciativa, cuya primera fase arrancará en diez meses, incluye un área industrial. Pero ya ha cumplido el objetivo Concerto de servir de modelo: Bilbao ha emprendido un proyecto similar que, por su menor tamaño (1.100 viviendas en el barrio de Bolueta), podría completarse antes.

Viladecans y Cerdanyola

La doble presencia catalana en Concerto tiene rasgos diferenciados. Enric Serra, jefe de Planificación de Viladecans, señala tres claves en el proyecto Crrescendo de esa localidad próxima a Barcelona: ahorro y energías verdes en un barrio nuevo de 2.500 viviendas (1.000 certificadas como solares y 900 con etiqueta “eco”), equipamiento ambiental de edificios municipales y rehabilitación integral de construcciones existentes. La iniciativa, que incluye un Centro de Recursos Tecnológicos, ya está en marcha y proseguirá hasta 2010.

También esa fecha marca el límite del proyecto Polycity de Cerdanyola del Vallès, que combinará “edificios ecoeficientes demostrativos” de viviendas y oficinas con el “desarrollo científico-tecnológico” de un acelerador de partículas, el sincrotrón Alba, que ya ha empezado a construirse. Xavier Martí, jefe del Área de Estudios de la Generalitat, explicó que la iniciativa contempla viviendas de alquiler para jóvenes (el “reto será conseguir mejoras arquitectónicas con bajo coste”) y oficinas con “vidrios bajo-emisores” que evitan la entrada de calor en invierno y de frío en invierno. Sol, gas natural y biogás serán las principales fuentes energéticas.

Fuente: Colpisa - Spain
Noviembre 14, 2006