'La sostenibilidad ayuda a la empresa a ser más competitiva'

Ericsson ha establecido una política de sostenibilidad y responsabilidad social corporativa, según la cual dirige sus esfuerzos a "aumentar la productividad y reducir los impactos ambientales". Lars Göran Bernau, director corporativo de Sostenibilidad y Medio Ambiente de Ericsson, explica cómo llevar a la práctica la sostenibilidad.

A través de esta política, Ericsson incorpora en todas sus actuaciones su triple preocupación medioambiental, social y económica, como explica Lars Göran Bernau, que visitó España la semana pasada y participó en las jornadas de Ciecat Las telecomunicaciones hacia el desarrollo sostenible.

Al mismo tiempo, según esta política, por ejemplo, la compañía rechaza cualquier tipo de discriminación por lo que, según Bernau, este compromiso es también aplicable a toda su cadena de suministro.

Además, los proveedores de Ericsson, presente en 125 países, están sometidos a un programa de auditoría para asegurar que cumplen un código de conducta establecido por la empresa, aplicable a los suministradores que tiene en todo el mundo, desde China hasta Brasil.

Además, Ericsson ha publicado su primer informe de sostenibilidad –correspondiente a 2001–, que refleja su comportamiento en estas tres áreas, los resultados obtenidos en ellas y los objetivo. Con anterioridad, editaba su memoria medioambiental.

En España, la empresa publicará su primer informe de sostenibilidad este año, según las pautas de la iniciativa Global Reporting Initiative. Bernau asegura que la sostenibilidad “ayuda a una empresa a ser más competitiva”, pero aclara que no es posible determinar si tiene siempre un impacto positivo sobre resultados, ya que depende de cada situación y sector.
En cuanto a España, Bernau cree que la situación de la sostenibilidad en las empresas españolas “es similar a la de otros países” y que “existe una creciente concienciación de los consumidores”.

– ¿Qué papel tiene la sostenibilidad en las políticas medioambientales?
–Es algo mucho más amplio que el medio ambiente; tiene en cuenta los aspectos sociales y medioambientales. Se basa en el triple bottom line –concepto de la triple base–. En Ericsson, hemos extendido nuestro sistema de gestión medioambiental, certificado según la ISO 14001, para incluir la sostenibilidad y, así, los factores sociales y económicos.

– ¿Cuándo decidió Ericsson situar la sostenibilidad en una posición clave?
– Fue paso a paso. Habíamos estado trabajando en medio ambiente durante seis o siete años. Hace tres años decidimos ir a por la certificación medioambiental global ISO 14001 para toda la compañía. Entonces nos planteamos considerar también los aspectos de crecimiento económico y sociales, y fuimos extendiendo el planteamiento de la ISO 14001 para responder a las demandas del mercado.

–¿Sería necesario alguna legislación obligatoria en relación con la sostenibilidad?
– Depende. En medio ambiente, sí que existen muchas regulaciones que son necesarias. Pero desde un punto de vista social, es más complicado. Existe la norma SA 8000. En mi opinión, hay que dejar que las compañías gestionen estos temas como consideren.

–¿Qué sectores destacan como más activos en sostenibilidad?
–Es difícil determinarlo. Algunas compañías utilizan la sostenibilidad para limpiar su imagen en el área medioambiental. Otras lo ven como una oportunidad de negocio.

–¿Los consumidores son sensibles a este tema?
– Creo que expresan lo que piensan apoyando ONG o partidos políticos. En algunas ocasiones, además, puede que lo expresen en sus decisiones de compra.

–Los proveedores son pieza clave de la política de sostenibilidad de Ericsson, ¿Qué ocurre con otros stakeholders o partes interesadas?
– Constituyen uno de los aspectos más importantes al hablar de sostenibilidad. Por ejemplo, los inversores están interesados en conocer nuestra exposición a diferentes riesgos ambientales y sociales.

–¿Cree que los analistas financieros están dando importancia a estos aspectos?
–Sí, están realmente interesados, sobre todo, al recomendar una compañía. Un ejemplo es el índice Dow Jones de Sostenibilidad, en el que Ericsson fue nombrada líder en 2001 en el sector de telecomunicaciones.

–¿Qué espera de la Cumbre de Desarrollo Sostenible-Río+10?
–Es complicado predecirlo. Existen señales muy distintas. Las empresas de telecomunicaciones queremos que se vean las posibilidades de las tecnologías de la información para el desarrollo sostenible, a través de la iniciativa Global e-Sustainability Initiative (GeSI) [lanzada recientemente y de la que Ericsson es miembro fundador]. Es una gran oportunidad para cambiar de dirección e ir hacia un mundo más sostenible.

Fuente: Expansion Directo
Junio 2002