Mensaje del Presidente de la ISO

¡Bienvenidos a ISO Argentina 2003!

Esta 26° Asamblea General es diferente: es la primera vez que la Asamblea General de ISO se lleva a cabo en Sudamérica. También es mi primera Asamblea General como Presidente de ISO, y me complace invitar a todos los miembros de ISO a que se reúnan con nosotros en Argentina. Realmente me gustaría que vengan a este encuentro tan especial tantos de Uds. como sea posible.

Porque Argentina es realmente un país asombroso: es un continente en sí mismo, extendiéndose desde las verdes pampas onduladas del norte hasta la puerta blanca y helada del sur hacia la Antártida.

Una biodiversidad tan impresionantemente rica crea exigencias especiales, por lo cual Argentina, plenamente conciente de la necesidad de conservar este tesoro y enfrentada con los problemas ambientales típicos de una economía en industrialización, desde hace tiempo ha estado participando activamente en tratados internacionales de protección del medio ambiente. También debemos agregar que Argentina es líder mundial en el establecimiento de objetivos voluntarios de gases invernadero. La política argentina en este campo es sin duda alguna coherente con el compromiso de ISO de responder al complejo desafío del desarrollo sostenible.

En un punto en el que se recurre a la normalización internacional para ayudar a suministrar herramientas para responder a la globalización del comercio, los requerimientos de la sociedad de la información y el nuevo reto del desarrollo sostenible, ISO ha decidido, en cooperación con IRAM, realizar una sesión abierta de un día sobre la Facilitación del comercio internacional - afirmación de vínculos eficaces entre las normas intenacionales, las regulaciones técnicas y la evaluación de conformidad. Este tema es parte del objetivo general de ISO de lograr la relevancia global mediante, entre otros, esfuerzos para armonizar y promover un marco global de evaluación de conformidad. Esta es la clave para facilitar la comercialización de bienes y servicios y promover el bienestar de la gente de todo el mundo.

No podríamos haber soñado un escenario más apropiado que el de Argentina y su cautivadora ciudad capital, Buenos Aires, para reunir a los representantes de los 146 miembros de ISO. Confío en que este cruce de personas y culturas inspire nuestros debates y esfuerzos de lograr nuestro objetivo común.

Hasta luego, en Buenos Aires.

Oliver R. Smoot
Presidente
ISO, International Organization for Standardization