Entrevista a Daniela Zanotti, de la Organización Internacional Agropecuaria (OIA)

Entrevista sobre sobre certificaciones de alimentos orgánicos y otras certificaciones.

Eco2site (E): ¿Cómo nació la empresa y con qué tipo de certificación empezó?

Daniela Zanoti (D.Z): La idea se empezó a gestar en el año 1990, cuando todavía no existía la Ley argentina de certificación orgánica. Esta idea surgió del Ing. Pedro Landa, una persona muy relacionada con los alimentos orgánicos y el cuidado del ambiente. Como ingeniero agrónomo, vislumbró la posibilidad de la certificación de productos obtenidos por personas que trabajaban sus campos correctamente, sin utilizar agroquímicos ni prácticas degradantes del suelo. En el año 1991, surgimos como empresa para certificar esos casos como productos orgánicos. Luego, en 1999, se sancionó la Ley Orgánica Argentina, número 25.127, que fue un gran logro para nuestro país. Paralelamente a esto, Argentina se presentó ante la Unión Europea para homologar sus normas.

E: ¿Para qué sirve la homologación de las normas?

D.Z: La homologación significa, que toda producción orgánica certificada en nuestro país puede ingresar directamente a Unión Europea como tal, simplemente presentando el certificado. En América el único país, además de Argentina, que fue homologado con la Unión Europea es Costa Rica. Por lo tanto, si cualquier otro país americano quiere ingresar, a la Unión Europea, un producto orgánico, debe re-certificarlo por alguna certificadora europea. Por lo que el trámite para ingresar estos productos es mucho más largo, no es imposible pero requiere un esfuerzo mayor del productor.

E: ¿Cómo fue el proceso de homologación de las normas argentinas con las europeas?

D.Z: Fue un proceso largo que necesitó la coordinación de organismos como el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) y la Cancillería. Se mandaron todas nuestras normas a Europa, fueron revisadas y, finalmente, aceptadas. Periódicamente, se revisan las actualizaciones de las normas en la U.E. y visitan nuestro país para ver como SENASA, aplica las normas y rige el trabajo de las certificadoras. También, auditan los campos que certifican las certificadoras.

E: ¿Cómo hace un productor para certificar?

D.Z: Para obtener un producto orgánico certificado el productor tiene que tener paciencia. No es un proceso inmediato, hay que trabajar un período de tiempo determinado.

Cuando un productor se pone en contacto con nosotros para que certifiquemos su producción, visitamos su campo. Luego, el productor, firma un contrato en el que se compromete a partir de ese día a cumplir las normas orgánicas. En ese primer lapso la producción se llama “orgánica en transición”. Este producto, se encuentra en la primera etapa de certificación. A los dos años se consigue la certificación “orgánica” definitiva.

E: ¿Cómo se controla que el productor cumpla con las normas, como por ejemplo que no use agroquímicos, durante los dos años que dura el proceso de certificación?

D.Z: Durante ese lapso, el productor recibe las visitas anuales establecidas por la legislación y, aparte de esto, puede recibir visitas sorpresa. Al firmar el contrato, el productor se compromete a aceptar estas visitas. En general no hay problema con esto. En las certificaciones orgánicas, mayoritariamente, de productos alimenticios que realizamos, los productores que desean certificar trabajan de acuerdo a las normas de producción orgánica desde períodos anteriores a firmar el contrato dispuesto por nosotros.

E: ¿Quiénes son las personas que realizan las inspecciones a los campos?

D.Z: Son inspectores idóneos a los temas de producción. Dentro de la rama de los Ingenieros Agrónomos cada uno tiene su especialidad. Algunos son especialistas en ganadería, otros en agricultura, o fruticultura, etc.

La elección de los inspectores depende de su experiencia en las distintas especialidades y de su perfil. Luego, los capacitamos y los inscribimos en el SENASA. Este organismo estudia sus antecedentes y decide si pueden trabajar como inspectores.

E: ¿Existe en el SENASA un registro de las empresas certificadoras?

D.Z: Si, en dicho registro hay dos tipos de certificadoras: unas del mercado interno, que pueden certificar un producto como orgánico, pero no sirve para exportar el producto a otros países, y otras como nosotros, donde la certificación sirve para exportar a otros países.
Por este motivo, el productor, al momento de tener la intención de certificar, debe saber qué es lo que quiere hacer con su producto. En caso de que quiera exportar deberá contratar los servicios de una certificadora que esté homologada con la normativa del país de destino del producto.

E: Los productores, ¿suelen tener la intención de certificar para exportar sus productos o lo hacen para venderlos en el mercado interno?

D.Z: En este momento, a raíz de la crisis económica y como los productos orgánicos resultan más onerosos que los convencionales, muchas veces los consumidores en nuestro país, por más que quieran consumir productos orgánicos, no lo hacen a causa de su precio. Por este motivo, es mejor exportar los productos.

E: ¿Son muchos los productores que fracasan en su intento de obtener una certificación?

D.Z: Generalmente, la mayoría logra la certificación. Existen algunas situaciones específicas, como plagas o algún acontecimiento climático extraordinario que hacen fracasar a algún productor. La clave de la producción orgánica es el “manejo”, por lo que me parece pertinente aclarar que una producción, no es orgánica simplemente porque no usa pesticidas, sino porque existe un cambio de mentalidad que se vislumbra en el manejo de la producción. Es un desafío importante para los Ingenieros Agrónomos, ya que los temas de producción orgánica no suelen enseñarse en las universidades. En general, los que se interesan por estos temas lo hacen por curiosidad, tomando cursos e instruyéndose. En la actualidad, están empezando a incluirse estos temas en las Universidades, el auge de la agricultura dependiente de los agroquímicos está decayendo.

E: ¿Los productos provenientes de otros países, pueden estar certificados sólo en su país de origen para ingresar a Argentina, o deben certificar aquí también?

D.Z: Esto también está regulado por la norma. Los productos certificados en otro país, deben a su vez someterse a una evaluación de equivalencias, realizada por una de las certificadoras habilitadas por el SENASA.
Generalmente, existen veces que se encuentran productos en venta certificados en otro país. Estos deben ser denunciados, porque todo producto debe ser obligatoriamente re-certificado en Argentina. La corroboración de que un producto está re-certificado en Argentina, se obtiene viendo el sello de una certificadora argentina en su envase.

E: Entonces, los productos que atraviesan fronteras. ¿pueden tener más de un sello de certificación?

D.Z: Sí. Existen casos en que dos sellos certifican lo mismo, por ejemplo que el producto es orgánico. Pero existen otros en donde los sellos certifican cosas distintas, por ejemplo un producto certificado por nosotros cómo orgánico, llega a Francia, y allí otra certificadora lo certifica su distribución y comercialización.

E: ¿Tienen contacto con certificadoras de otros países?

D.Z: Sí, tenemos contacto con varias certificadoras de otros países. Muchas veces debemos actuar como nexo entre los productores y certificadoras extranjeras, para satisfacer las necesidades de los productores en relación a certificaciones en el exterior.

E: ¿Cuál es el abanico de certificaciones que ofrecen?, ¿Tienen alguna especialidad?

D.Z: Como nosotros comenzamos certificando productos orgánicos, se podría decir que es nuestra especialidad. A raíz de lo orgánico, notamos que existían otras necesidades en el mercado.
Un ejemplo de esto es el certificado de Eurepgap. Ésta es una certificación de buenas prácticas agrícolas creada por los supermercados europeos. Se puede aplicar tanto a productos orgánicos como a convencionales. Por este motivo, nosotros, comenzamos a solicitar esta nueva certificación a los orgánicos. Esta certificación es de fácil obtención y el lapso de duración del proceso es de un mes aproximadamente.
Si se quiere vender frutas o verduras, tanto orgánicas como convencionales, en un supermercado europeo, seguramente, le requerirán que posea el certificado Eurepgap. Al productor se le controla que tenga buenas prácticas agrícolas en el establecimiento, como el control de maleza y de plagas utilizado, si se utilizan las variedades de semillas que mejor se adaptan a la zona, si tiene algún sistema de reducción de la cantidad de agroquímicos, cómo utiliza el agua para riego, etc.
Cuando un productor quiere iniciar un proceso de certificación, lo primero que tiene que hacer es leer las normas, tanto para orgánicos como para Eurepgap. Éstas se pueden hallar en nuestra página web: www.certificacionoia.com.ar

E: ¿Cómo hace OIA para estar habilitada a entregar certificados Eurepgap?

D.Z: Hay dos organismos que habilitan para entregar el certificado EUREPGAP. El primer organismo es FoodPlus, que otorga una habilitación. Este organismo requiere que la certificadora esté acreditada bajo una norma internacional para certificadoras de productos, que se llama ISO 65. La acreditación a OIA bajo ISO 65 se la otorgó INMETRO, el organismo de acreditación de Brasil. O sea, FoodPlus entrega una habilitación para EUREPGAP e INMETRO otorga una acreditación bajo ISO 65, para la norma EUREPGAP.
Es un proceso largo. Para emitir los certificados tenemos que estar acreditados y habilitados, para ello hay que mandar los manuales de calidad, comparar las normas, verifican si nuestros profesionales están aptos para certificar las buenas prácticas, etc. Existen veces en los que obtener la acreditación tarda uno o dos años.

E: ¿Qué otras certificaciones realizan?

D.Z: También tenemos el reconocimiento de Estados Unidos para certificar orgánicos, que es diferente a la certificación de orgánicos válida para Europa y Argentina. En las certificaciones para ingresar productos en Estados Unidos el organismo que rige a las certificadoras es el United States Department of Agriculture (USDA).

E: La certificación para EEUU, ¿es más estricta que la europea?

D.Z: No es que sea más estricta, sino que es diferente. Diferente en todo sentido, los informes de inspección son diferentes, hay cosas que una acepta y la otra no, etc. Por lo que un certificado de orgánico no puede servir tanto para Europa como para EEUU, son necesarios dos distintos.

E: En caso de que un productor quiera certificar que sus productos son orgánicos pero hay alguna parte de su proceso que no se ajusta a lo requerido por la norma, ¿Ustedes lo ayudan a modificar su proceso?

D.Z: No, nosotros no ajustamos su proceso. Lo que hacemos es inspeccionar el campo, y si en algún punto no se ajusta a la norma, se le notifica como no conformidad y se le da un plazo para que arregle esa situación. Las certificadoras como OIA no pueden hacer labores de consultoría.
Para mantener la independencia hacemos las inspecciones e informamos las conformidades o no conformidades con la norma. Si el productor quiere asesorarse sobre que variedad le conviene más, tiene que contratar a un consultor por su cuenta, nosotros no intervenimos en ese proceso.
También realizamos una certificación de trazabilidad de carnes. Ésta certificación es muy realizada en la sede que tiene nuestra empresa en San Pablo, Brasil. Mediante el sistema Sisbow, se le pone una numeración al ternero cuando nace y se sigue la vida del mismo. La trazabilidad consiste en demostrar que el animal que se marcó cuando nació no se perdió de vista y se sabe por donde estuvo y como termino. Por ello, al llegar al frigorífico, el comprador puede volver hacia atrás y saber de qué establecimiento es, cómo se alimentó, las vacunas que recibió, si proviene de cría en Feed lot o a campo, etc. Este tipo de certificación de trazabilidad está muy desarrollado en Brasil y creemos que en poco tiempo tendrá más demanda en Argentina.

E: ¿Cuáles son las dificultades para obtener esta certificación?

D.Z: El principal obstáculo para los productores es el de llevar un registro ordenado de los movimientos de animales. Es necesario un cambio en la filosofía de nuestros productores agropecuarios. Además, el cambio de la metodología de trabajo, también, es necesario. Porque, al ser Argentina un país exportador de productos agrícolas y ganaderos, el manejo de nuevas tecnologías de información y registro es importante para la exportación a los países más avanzados. Muchas veces, es necesario informatizar el registro y esto es algo a lo que nuestros productores no están muy habituados.

E: ¿Qué nos pueden contar acerca de la certificación de Atributos de Calidad?

D.Z: Esta certificación es novedosa y está basada en dos normas del SENASA. Es de certificación voluntaria y es muy útil para el rotulado. La norma dice que para hacer atribuciones de calidad en los rótulos, hay que certificar el atributo de calidad que se quiere mencionar. Como por ejemplo, “Novillo de animales alimentados a pasto”, toda esa descripción tiene que estar certificada por una certificadora habilitada en el SENASA.
La finalidad de esta norma es orientar al consumidor y evitar que sufra engaños en cuanto al producto que está consumiendo. De no estar regulada la rotulación de alimentos, terminaríamos con una grave situación de engaño a los consumidores.
En principio esta norma, se está aplicando a los nuevos rótulos, imagínense que el SENASA no está sacando de circulación todos los rótulos anteriores a la norma.

E: ¿Cuáles son las características de la certificación “NO O.G.M” o no transgénicos?

D.Z: Sirve para demostrar que determinado producto no tuvo insumos genéticamente modificados. En realidad estas normas también se llaman: “De especialidades granarias”, por lo que también sirven para demostrar otras cosas aparte de que el producto no tiene componentes transgénicos. Por ejemplo, las características de las semillas utilizadas.

E: ¿Están certificando algún producto nuevo o vanguardista?

D.Z: En estos momentos estamos por certificar “lana orgánica”. Esta lana es proveniente de animales orgánicos. Ley orgánica, establece las metodologías y productos que se pueden utilizar en producción vegetal y en producción animal. A raíz de estas pautas, se analiza cuáles son aplicables a la producción de lana y de esta manera se puede certificar como orgánica.

E: Las empresas que realizan grandes producciones, ¿certifican sus productos?

D.Z: Sí. La cantidad del producto no interfiere en el proceso de certificación, aunque hay que tomar más recaudos en las inspecciones y en otras etapas de la certificación. Existe una conocidísima empresa alimenticia que vende leche orgánica, y certifica grandes volúmenes de leche.

Fuente: Eco2site (Argentina)
Julio, 2004