Exigencia de ISO 14000 a rellenos sanitarios

Entre las condiciones adicionales que los servicios públicos competentes exigirán al proyecto relleno sanitario Santa Marta, está la obligación de contar con certificación ISO 14000 al cuarto año de operación, lo que dará garantías de habilitación y operación de un Sistema de Gestión Ambiental de estándares internacionales, adicionales al cumplimiento de las normativas ambientales de nuestro país.

De acuerdo a la evaluación ambiental efectuada durante cinco meses por los distintos servicios públicos competentes, el proyecto de relleno sanitario Santa Marta debe cumplir una serie de condiciones adicionales para su construcción y operación, que van más allá de lo propuesto originalmente por el titular del proyecto. Una de esa esa condiciones es que el proyecto deberá contar con certificación ISO 14000 al cuarto año de operación, lo que dará garantías de habilitación y operación de un Sistema de Gestión Ambiental de estándares internacionales, adicionales al cumplimiento de las normativas ambientales nacionales.

La certificación ISO 14000 contempla normas estandarizadas que se aplican a cualquier organización que desee implementar, mantener y mejorar un sistema de gestión ambiental (SGA) como también asegurar su conformidad con relación a su política ambiental establecida.

En el caso de un relleno sanitario, este sistema de gestión debe permitir establecer una Política Ambiental apropiada a la actividad del relleno, para de determinar los impactos ambientales significativos: también debe establecer una estructura y programas que implementen la política definida y facilitar las actividades de planificación, control, monitoreo, acciones correctivas, auditorías y revisiones que aseguren su cumplimiento.
En el proceso de identificar los aspectos ambientales significativos se consideran las emisiones al aire, descargas al agua, manejo de residuos, contaminación de suelos, uso de materias primas y recursos naturales, entre otros.

Para facilitar una gestión ambiental efectiva, debe definirse, documentarse y comunicarse las funciones, responsabilidades y autoridades en forma clara y precisa. También se debe establecer y mantener procedimientos de control de todos los documentos que formen parte del sistema que asegure su examen periódico y su respectiva aprobación. Entre los documentos se deberá contar, por ejemplo con un Manual de Gestión de Calidad, Programa de Gestión Ambiental, Programa de Gestión de Calidad, Responsabilidades del sistema, Identificación de los Requisitos Legales y compromisos, Comunicación, Controles de Aceptación de residuos, o el Control de Tratamiento de lixiviados.

La implementación de un sistema de gestión ambiental efectivo protege la salud humana y el ambiente de los impactos potenciales generados por la actividad industrial, como asimismo a la mantención y mejoramiento de la calidad del medioambiente. Los beneficios potenciales de un SGA efectivo son entre otros asegurar que existe un compromiso para gestión ambiental demostrable, mantener buenas relaciones públicas/comunitarias, y reducir incidentes que puedan converger en responsabilidades legales.

La certificación de este tipo de sistemas se realiza por lo general por una organización externa validada internacionalmente y si bien hasta la fecha no existen rellenos sanitarios en Chile certificados bajo ISO 14000, la experiencia se ha aplicado en otras instalaciones industriales tales como empresas forestales, cementeras, del rubro químico y de pinturas, minería y fundiciones.

Fuente: CONAMA
Septiembre, 2002