Sello ecológico de la ONU para productos pesqueros

Las actividades encaminadas a garantizar la sostenibilidad de la pesca marina en todo el mundo recibieron apoyo hace algunos días, cuando el Comité de Pesca de la FAO, en su 26ª periodo de sesiones celebrado del 7 al 11 de marzo, aprobó un conjunto de directrices de aplicación voluntaria para el etiquetado ecológico de los productos pesqueros.

El etiquetado ecológico certifica que el producto se obtuvo respetando la sostenibilidad ambiental. De esta manera, el consumidor toma decisiones de compra informadas y las personas que producen alimentos ecológicos pueden utilizar dichas etiquetas creando un mecanismo de mercado que promueve métodos de producción sostenibles.

Las nuevas directrices tienen como objetivo orientar a los gobiernos y las organizaciones que ya utilizan o están pensando utilizar sistemas de etiquetado para el pescado y los productos pesqueros obtenidos a través de una gestión responsable de la pesca marina.

Las directrices presentan los principios generales que deben regir los sistemas de etiquetado ecológico, comprendida la necesidad de auditorías fiables e independientes, transparencia en el establecimiento de normas y obligación de rendir cuentas, así como la necesidad de que las normas tengan fundamento científico.

También establecen requisitos mínimos y criterios para evaluar si una pesquería debería certificarse y obtener una etiqueta ecológica, a partir de los principios del Código de Conducta de la FAO para la Pesca Responsable.

Dado que el comercio de productos pesqueros atraviesa un auge sin precedentes, y en vista de la preocupación cada vez mayor por los niveles de explotación de la pesca marina, el etiquetado ecológico contribuye a promover el comercio responsable de pescado, decisivo para muchos países en desarrollo, y también a conservar los recursos naturales para las generaciones futuras.

En los últimos 15 años, diversos países y organizaciones privadas han establecido programas de etiquetado ecológico para una gran variedad de productos, desde el café y las bananas hasta la carne de bovino y el pescado, con mayor éxito en unos casos que en otros.

Porque establecer etiquetas ecológicas justas y viables representa un problema. ¿Quién establece las normas? ¿Los productores pueden tener la seguridad de que esas normas sean equilibradas y tengan un fundamento científico? ¿Los puntos de referencia están al alcance de los productores pobres del mundo en desarrollo? ¿Cómo pueden los consumidores saber que de veras se puede confiar en una determinada etiqueta?

"Han proliferado las etiquetas ecológicas de numerosos productos, incluidos los productos alimentarios y los de madera, pero algunas son poco atendibles, confunden al consumidor, producen una competencia injusta en el mercado y no promueven prácticas sostenibles. Estos son los problemas que pueden ayudar a resolver las directrices sobre etiquetado ecológico de los productos pesqueros del mar, recientemente aprobadas por el Comité de Pesca", informa Ichiro Nomura, Subdirector General de Pesca de la FAO.

Con estas directrices la FAO espera prevenir ese tipo de problemas en las etiquetas del pescado y los productos pesqueros, y crear oportunidades iguales para todos los sistemas transparentes de etiquetado ecológico, añade.

Fuente: Comunica RSE
Abril de 2005